¡Productos de CBD de Nordic Oil!

El CBD y el alcohol

Si la mezcla de diferentes tipos de bebidas alcohólicas ya supone un problema, ¿qué consecuencias podría tener la combinación entre alcohol y otras drogas? Hasta el momento la mayoría de los riesgos conocidos se refieren a la interacción negativa entre bebidas alcohólicas (sustancias depresivas) y el THC (sustancia psicoactiva). Pero, ¿el cuerpo y la mente reaccionan igual frente a la mezcla de alcohol y cannabidiol?

El cannabidiol y sus particularidades

Como ya sabrás, el CBD es una sustancia presente en la flor de cannabis. Al contrario que el tetrahidrocannabinol (THC), el cannabidiol (CBD) no provoca efectos psicoactivos en el consumidor. Este rasgo lo convierte en un producto seguro y beneficioso para el tratamiento de determinadas enfermedades y sin riesgo de que se convierta en algo adictivo, como sucede con otros muchos medicamentos que se comercializan con normalidad. 

Por todos estos motivos, el CBD es también conocido como la “molécula multiusos”, una sustancia versátil con eficacia demostrada en el tratamiento de numerosas patologías:

Trastornos neurológicos: Parkinson, epilepsia, esclerosis múltiple, Alzheimer, demencia…

Enfermedades autoinmunes: artritis, artrosis, lupus…

¡Productos de CBD de Nordic Oil!

Condiciones dermatológicas: psoriasis, acné, dermatitis, eczemas…

Trastornos digestivos: enfermedad de Crohn, problemas intestinales, intolerancias, enfermedad celíaca…

Problemas cardiovasculares y metabólicos: arritmias, obesidad, diabetes mellitus…

Trastornos neuropsiquiátricos: alcoholismo, TDAH, fibromialgia, síndrome de estrés postraumático…

¿Cómo funciona el CBD en el cuerpo?

El CBD es un cannabinoide no tóxico para el sistema endocanabinoide del cuerpo humano. Esto le proporciona la capacidad de ‘adherirse’ a él de manera natural, modulando o inhibiendo las funciones de algunas sustancias neurotransmisoras y sus correspondientes receptores celulares. 

Explicado de un modo más sencillo, lo que viene a hacer el CBD es intervenir en esas moléculas compatibles que ya se encuentran en nuestro organismo y que, en esencia, se dedican a mandar información al cerebro del tipo ‘tengo hambre’, ‘siento dolor’ o ‘necesito dormir’. Los diferentes tipos de asociaciones entre el cannabidiol y estas moléculas son muy numerosas, y es por eso que el CBD abarca un amplio espectro de patologías cuando se emplea como sustancia terapéutica.

Efectos del alcohol en el organismo

Mientras que el cannabidiol se integra con normalidad en nuestro sistema, con el alcohol sucede todo lo contrario. Se trata de una sustancia tóxica que ejerce un efecto depresor sobre el sistema nervioso. 

¿Qué consecuencias tiene esto? En lugar de favorecer a los procesos naturales que regulan nuestro organismo, los desestabiliza. Piensa que el alcohol se va extendiendo por la sangre hasta alcanzar todos los órganos. Su efecto depresor hará que progresivamente el trabajo de los neurotransmisores, el funcionamiento del metabolismo e incluso la respiración intracelular se vean afectados.

Las consecuencias de un consumo excesivo de alcohol son por todos conocidas: trastornos en la conducta, pérdida de apetito, sudoración y temblores, depresión, adicción, problemas de insomnio, cirrosis hepática, alucinaciones y, en casos extremos, muerte por intoxicación etílica. 

¿Qué sucede cuando se combina el alcohol con otras drogas?

Por lo que hemos señalado hasta ahora, se puede deducir que cannabidiol y alcohol son dos sustancias totalmente opuestas. La primera no resulta tóxica para el organismo, tiene efectos beneficiosos en la salud y no genera adicción. La segunda es un tóxico que se despliega por todo el cuerpo a través de la sangre, bloquea el sistema nervioso y provoca daños irreparables en nuestro organismo. 

Muchos de estos efectos negativos del alcohol se vuelven incluso más nocivos cuando este se combina con otras drogas: otras sustancias depresoras como el cannabis o las benzodiacepinas, sustancias estimulantes como la cocaína, el MDMA o las anfetaminas e incluso medicamentos que todos tenemos en el cajón de casa como el Ibuprofeno o el Paracetamol. Los efectos pueden ir desde gastritis e intoxicaciones leves en el mejor de los casos hasta la pérdida de conciencia y la muerte en las situaciones más graves. 

El alcohol y el CBD también interactúan

Seguramente, si eres consumidor habitual de CBD en cualquiera de sus formatos, en más de una ocasión te hayas preguntado hasta qué punto el consumo de esta sustancia es compatible con tomarte una cerveza con los amigos o beber una copa de vino durante la cena. Mientras que los estudios científicos son concluyentes en la difícil relación entre el alcohol y otros cannabinoides como el THC, en el caso del cannabidiol no parecen ponerse del todo de acuerdo. 

Nuestra recomendación es que, ante la falta de evidencias científicas concluyentes, lo mejor es que separes una sustancia de otra. Tal vez sea cierto que el CBD inhibe los efectos negativos del alcohol. De hecho se emplea como sustancia terapéutica en tratamientos con personas alcohólicas. Pero existen indicios de que también las bebidas alcohólicas podrían influir de manera negativa en el cannabidiol, impidiendo que este muestre todo su potencial. 

¿Es seguro o no consumir CBD y alcohol al mismo tiempo?

A pesar de todas las particularidades de este ‘matrimonio’, la mezcla de cannabidiol y alcohol se ha convertido en una práctica cada vez más frecuente. No en vano, en algunos rincones del mundo en los que la marihuana está despenalizada, hay bares que comercializan cervezas con cannabidiol, como sucede en Los Ángeles, California. 

Hasta el momento, los métodos tradicionales de consumo eran los que ya citamos anteriormente. Se podría añadir a esta lista el uso de nebulizadores y vaporizadores, muy popularizado en los últimos años. Lo que resulta toda una revolución es que se haya llegado al punto de vender un producto a priori ‘explosivo’ como puede ser una cerveza con cannabidiol. 

Lo cierto es que no se trata tanto de una cuestión de seguridad como de sensatez. Ha quedado demostrado que el CBD no intensifica los efectos nocivos del alcohol, pero no se puede descartar que el alcohol no bloquee las capacidades beneficiosas del CBD. Así pues, ¿cuándo consumirlos juntos y cuándo no? Dependerá en gran medida de los objetivos que persigas. 

Si empleas el aceite de cannabidiol como sustancia terapéutica para el tratamiento de cualquier de las afecciones que hemos citado con anterioridad, la respuesta es evidente: no tomes bebidas alcohólicas. Por otro lado, si el interés de consumir cannabidiol se centra precisamente en su forma de interactuar con el alcohol, tal vez el consumo esté más justificado. 

Con esta combinación lograrás que los niveles de alcohol en sangre sean ligeramente inferiores, que se reduzca el riesgo de autofagia del hígado (degradación de células dañadas) y que la oxidación de los tejidos de este órgano sea inferior. No obstante, sabiendo que el exceso de alcohol puede provocar daños tan graves, ¿no crees que la mejor solución sería marcar un límite de consumo en lugar de ponerle un ‘parche’ con el cannabidiol?

Para evitar incompatibilidades de este tipo y asegurarte de que estás aprovechando al máximo las propiedades beneficiosas del aceite de CBD, lo más sensato sería consumirlo siempre que no vayas a tomar alcohol. Es más, te vendrá genial recurrir a él en períodos de abstinencia para paliar sus efectos tóxicos a corto, medio y largo plazo, previendo la neurodegeneración producida por las sustancias alcohólicas o los numerosos problemas hepáticos asociados a su consumo.

¡Productos de CBD de Nordic Oil!

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 1